Dune Wiki
Advertisement

Las Honoradas Matres eran un poderoso grupo exclusivamente femenino que surgió del espacio inexplorado para convertirse en formidables rivales y en un siniestro reflejo de las Bene Gesserit, unos dos mil años después de la muerte del Dios Emperador Leto Atreides II.

Historia[]

Origenes[]

Durante la partida de innumerables personas durante la Dispersión, la Bene Gesserit envió muchos equipos de exploración y colonización de entre sus propias filas. No se volvió a saber nada de estos grupos. Sin embargo, más tarde se descubrió que algunos sobrevivieron y, de hecho, prosperaron en número y poder. Sin embargo, las experiencias de este grupo, y sus interacciones con otros grupos de la Dispersión, desencadenaron cambios fundamentales en sus creencias, costumbres y objetivos.

De acuerdo con las evidencias de la Reverenda Madre Bellonda, las Honoradas Matres fueron formadas en la Dispersión por las Reverendas Madres de la Hermandad que habían sido enviadas en estos grupos y por los Oradoras de los Peces que solían servir a Leto II in extremis.

Regreso al Viejo Imperio[]

Con el tiempo, las Matres huyeron de vuelta al Viejo Imperio Atreides escapando de los Seres de Muchos Rostros que los perseguían. Unos diez años después de huir de los Enemigos, establecieron su base en Gammu. Tras dos años en Gammu, las Matres se hicieron con el control de un número cada vez mayor de planetas. Mientras tanto, la federación económica que mantenía unida la CHOAM se desmoronaba poco a poco como efecto secundario.

Guerra con las Bene Gesserit[]

Después de treinta años en Gammu, las Honoradas Matres atacaron la Fortaleza Bene Gesserit allí en un atentado contra la vida de un ghola Duncan Idaho que fue diseñado por las Bene Tleilax como arma contra ellas, iniciando la Guerra de las Hermandades. Mientras tanto, las Matres intentaron matar a la Madre Superiora Alma Mavis Taraza y al Bashar Supremo Miles Teg, pero fracasaron. Durante el periodo siguiente, una de ellas, Murbella, se unió a las Bene Gesserit.

Finalmente, las Matres atacaron el planeta Rakis utilizando el Arma (que habían robado a los Seres de Muchos Rostros), matando a Taraza. Miles Teg dirigió a sus tropas en una última defensa suicida de Rakis, diseñada para atraer la ira de los Matres. Decidieron destruir el planeta y a los gusanos de arena.

Costumbres e ideologías[]

Aunque algunas ideologías de la Bene Gesserit siguieron formando parte de la identidad de las Honoradas Matres, incorporaron costumbres y filosofías externas que las hacían muy distintas y a menudo contrarias a sus orígenes ancestrales. Una de las claves era su opinión general sobre el control. Mientras que las Bene Gesserit utilizaban métodos sutiles y a menudo engañosos para conservar su base de poder dentro de un equilibrio de poder existente, las Honoradas Matres buscaban suplantar el statu quo y obtener el control absoluto sobre todos los demás grupos.

Esta agresiva estrategia requería la esclavización o destrucción de todos los demás agentes de poder y, en consecuencia, exigía que el grupo poseyera poderosos mecanismos de control. El método más eficaz utilizado por las Honoradas Matres para infiltrarse y arrollar a otros grupos era una forma de "esclavitud sexual". Durante su evolución en el espacio inexplorado, las Honoradas Matres perfeccionaron las relaciones sexuales hasta convertirlas en un proceso narcótico, pervirtiendo hasta el extremo la sexualidad.

Mediante el uso de habilidades cuidadosamente elaboradas, una practicante de las Honoradas Matres aprendía a coaccionar a un forastero, normalmente del género masculino, para que se sometiera totalmente. Esta acción, realizada con frecuencia y sobre los individuos adecuados, les permitió conquistar muchos otros grupos en espacios inexplorados y construir una formidable base militar y de recursos.

Las Honoradas Matres ansiaban la intimidación y la violencia, un rasgo que abarcaba toda su cultura. Prueba de ello era el uso frecuente del asesinato para hacerse con el poder.

El liderazgo de las Honoradas Matres se ejercía mediante el control absoluto de un miembro, que normalmente ascendía a la cima matando al líder anterior y a cualquier otro colega que se interpusiera en su camino. Este método era el rito de ascensión establecido. Así, el título de "líder" cambiaba con frecuencia, y la lealtad entre las Honoradas Matres era, en el mejor de los casos, condicional.

En busca de habilidades Bene Gesserit como el control celular, las Matres continuaron con la violencia y destruyeron planetas y civilizaciones con sus Armas robadas. Las Matres regresaron al núcleo del Antiguo Imperio Atreides, bajo el liderazgo de la Madre Superiora Bene Gesserit Alma Mavis Taraza. Causaron estragos en un intento de infundir miedo y hacerse con el poder absoluto sobre todos. Tras conquistar muchos planetas, hicieron de Junction su capital en su guerra de conquista.

Aunque la mayoría de los grupos del Viejo Imperio fueron conquistados o infiltrados (incluidas las Bene Tleilax), las Bene Gesserit montaron una fuerte resistencia, gracias en gran parte a su inmunidad a las habilidades de esclavitud de las Honoradas Matres y a los esfuerzos de Miles Teg y uno de los gholas de Duncan Idaho.

Imagenes[]

[...]

Advertisement